AVISO IMPORTANTE

AVISO: Las informaciones contenidas en este blog pueden desentrañar importantes aspectos del argumento, incluso del final de la película en cuestión.

sábado, 23 de agosto de 2008

Blade Runner

La historia de Blade Runner es curiosa. Está inspirada, que no basada, en la novela “Do Androids Dream of Electric Sheep?” (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?) de Philip K. Dick, un escritor complicado que ha tenido otras adaptaciones cinematográficas también complicadas, como Desafío Total (Total Recall, Paul Verhoeven, 1990) también ligeramente inspirada en su cuento “We Can Remember It For You Wholesale” (Oferta: Podemos recordarlo para ti). En ambas yo diría que el parecido de la película con la historia literaria es bastante escaso.

De Blade Runner existen muchas versiones, yo conozco cuatro:


- La original, dirigida por Ridley Scott en 1982, con su voz en off y final romántico.

- “El Montaje del Director” de 1992, bastante polémico.

- La edición remasterizada para coleccionistas, de 2002, que al final creo que no salió a la venta

- Y “El Montaje Final”, de 2007, que es la que se está emitiendo últimamente.


Todas cuentan con una banda sonora excepcional creada por Vangelis.

A mí el tema de la voz en off me gusta bastante, creo que quedaba muy bien, le daba un aire de novela negra y ayudaba a la comprensión de la película, pero parece que el propio Harrinson Ford opinaba que si una voz iba contando lo que pasaba, él como detective quedaba bastante mal, opinaba que era mejor introducir elementos adicionales en el guión para que los propios espectadores se enterasen de lo que ocurría viendo la escena, sin necesidad de que nadie lo contase.

La novela original nos presenta una sociedad un tanto paranoica, en las que los animales casi se han extinguido y poseer uno real es un lujo al alcance de muy pocos.

Ridley Scott nos presenta también una sociedad agobiante y decadente, en la que la contaminación de la ciudad no deja ver la luz del sol y en la que la felicidad se consigue por el consumo.

Es interesante el escenario social que se nos plantea, totalmente multicultural, en el que se habla un lenguaje común: “interlingua”, que en realidad fue una idea de Edward James Olmos (el actor que interpretó a Gaff , que ahora es el Almirante Adama de Galactica y que quizás recordemos como el Teninente Castillo de Corrupción en Miami). Pues bien, él se inventó el lenguaje, se lo propuso a Scott que lo aceptó enseguida y se pasaba el rodaje bromeando con los actores en su jerga.

Por cierto, para que sea inteligible por el público, en cada idioma en que se proyecta la película, interlingua tiene palabras de ese idioma y de otros similares. Por ejemplo, nos extrañaríamos si viésemos la versión rusa del film.

En fin, en la película original se redujeron, aunque no suprimieron, las intervenciones de la voz en off, Rick Deckard es el auténtico Blade Runner y tiene un final esperanzador.

En las otras versiones no hay voz en off, nos enteramos, por culpa de un unicornio, de que Deckard es en realidad un pellejudo replicante, aunque él no lo sabe, y que el verdadero Blade Runner es Gaff.

Resulta curioso que una máquina no sepa que lo es, a Rachael le pasa lo mismo y en su memoria han insertado recuerdos de la vida de otro.

De hecho, dado que los replicantes son iguales que las personas, para detectarlos hay que recurrir al test de Voight-Kampff que mide las respuestas emocionales. Nuevamente parece que el tema de las emociones es clave para detectar la inteligencia artificial, o por lo menos así nos lo presentan.

En 1950 Alan Turing diseñó una prueba algo parecida en la que se sometía a una batería de preguntas a alguien que no se veía y que podía ser una persona o una máquina, el objetivo era comprobar cuál de los dos era.

El caso es que la escena en la que Holden somete al test a Leon está muy bien conseguida, me encanta el artilugio para medir la activación fisiológica de los sujetos.


Observa la diferencia entre las reacciones de Leon y las de Rachael cuando también le pasan es test. Ella es más inteligente, pero además es que no sabe que es un androide. Y de hecho se enamora de Deckard, siendo correspondida. ¡Que bonito es el amor entre robots!. Lástima que en las últimas versiones no les dejen ser felices… (lo que ya sería rizar el rizo emocional).

De todas maneras, la escena más humana y emotiva de la protagoniza el líder de los fugitivos, Roy Batty, cuando muere embargado por la tristeza y la resignación pronunciando las palabras más célebres de la película y que denotan que ha desarrollado la capacidad de sentir como nosotros:



Yo he visto cosas que vosotros no podríais creer,
naves de ataque ardiendo más allá de Orión,
rayos C brillando más allá de la Puerta de Tannhäuser…
Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.
Es hora de morir
.”


Para mí y de momento, esto hace de Batty el androide más humano de la historia del cine.

Si quieres que te avisen cuando pongan Blade Runner por televisión, pulsa este enlace.

Saludos,



Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails